Para esta actividad sensorial, diseñada para alumnos de 2 años, necesitamos espuma de afeitar y bolas de gelatina de tamaño pequeño y grande, que dejaremos en agua el día anterior.

Queremos que sea una actividad sensorial, así que trabajaremos los sentidos del tacto, la vista y el olfato.

Tacto: Invitamos a los pequeños a que metan las manos en la espuma, a que empachurren las bolas, las sostengan en sus manitas…que noten las diferentes texturas entre las bolas y la espuma.

Vista: También aprendemos los colores, preguntándoles de qué color es la bola que tengo en la mano, y los tamaños. La mezcla de la espuma blanca y las bolas de colores de gelatina es una lluvia de estímulos para la vista.

Olfato: La espuma de afeitar tiene un olor muy característico.

Los demás sentidos, como el gusto y el oido los dejamos para otra actividad 🙂

Lo han disfrutado de lo lindo, empezaron tímidamente y poco a poco se fueron animando, al final acabaron las bolas destrozadas y los niños de espuma hasta las cejas.

(Visitadas 311 veces, 1 visitas hoy)